Di NO al fast fashion

¿Sabéis lo que es la obsolescencia de la moda?

Es una corriente que se ha instalado en las grandes empresas del imperio textil.

Un modelo por el cual las firmas rotan sus prendas cada 15-20 días para que los consumidores puedan encontrarse con nuevos modelos que comprar.

También llamado fast fashion provoca una sensación de impulsividad al creer que si no lo compra ya, no tendrá más oportunidad de hacerlo.

Los clientes compran de forma más regular y gastan más dinero.

Es, en resumen, un consumismo voraz que trae consigo una actitud adictiva en las personas.

El único objetivo de esta práctica es más  dinero, aumentar cada vez más la facturación, sin importar las consecuencias. No miran ni  por ti, ni por sus trabajadores,  ni por el medio ambiente.

No, lo único que quieren es vender prendas sin límite pues eso se traducirá en más cifras en sus cuentas.

Es importante parar… no te dejes manipular. Quitate la venda, abre los ojos y piensa.

¿De verdad se necesita tener siempre nuevas prendas?

Te doy mi opinión…

Y es que esta tendencia está aumentando en las personas la sensación de me falta algo, que además te va a seguir faltando porque eso es lo que buscan. Que pienses que si no lo tienes no estás actualizado  para que sigas comprando y ellos seguir creciendo.

Nada que puedas adquirir con dinero te va a llevar a la sensación de tenerlo ya todo, así que cuanto antes te des cuenta, mejor para ti. Que no se trata de acumular,  sino de dar el valor que corresponde a lo que ya tienes.

Invierte en sostenibilidad. Porque como la propia palabra indica, es la única manera de que el planeta  se sos-tenga.

No dejes que te cuenten rollos, y no compres de forma impulsiva, decide con coherencia, con consciencia. Y a la hora de vestir invierte en prendas que sean independientes de las modas,  de alta calidad para que duren preciosas contigo todo el tiempo que tu quieras y además sepas han sido creadas respetando al medio ambiente y utilizando prácticas de comercio justo.

Porque el fast fashion es como la rueda de la rata...  comprar  de forma impulsiva ropa de mala calidad para que a corto plazo, vuelvas a comprar.

Sal de la rueda y mímate de verdad.  

No tires la ropa a la basura. A diferencia de lo que pasa con la fruta y la verdura, las ropa no se pueden compostar, a no ser que hayan sido manufacturadas con materiales naturales, biodegradables, sin blanqueantes ni tintes químicos.

Toma responsabilidad,  todo eso que estás viendo ahí fuera y que no te gusta, también lo estás creando tu, de hecho, lo estás financiando con tus compras.


Te doy un dato más, el cultivo del algodón, la fibra natural más usada, concentra el 18 por ciento de los pesticidas que se usan en el mundo y el 25 por ciento de los insecticidas. Una razón más para apostar por orgánicos y/o reciclados. 

Maria Malo Line nació inspirada por la tribus indígenas que pasaron por la tierra sin dejar rastro. Una única colección de líneas básicas que va creciendo al ritmo de una vida que se Sostiene. Tu prenda adquirida hace dos años seguirá estando  perfecta tanto por calidad como por diseño este y muchos años más. Te lo digo yo que sigo vistiendo mis creaciones de hace más de 10 años.

Recuerda que siendo una con la naturaleza es cuando realmente podrás sentirte bella, por dentro y por fuera.

Con cariño,

María.

 

 

 

Maria MaloComment